La caridad bien ordenada empieza por uno mismo.