El avariento, ni pobre ni rico está contento.