No es mal sastre el que conoce el paño.