Más vale a quien Dios ayuda, que quien mucho madruga.