Para torear y para casarse, hay que arrimarse.