Huir de la ceniza y caer en las brasas.